viernes , 15 diciembre 2017
Ultima hora
Inicio / FISIOTERAPIA / ALZHEIMER Y FISIOTERAPIA

ALZHEIMER Y FISIOTERAPIA

El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (Cpfcm), asegura que la fisioterapia forma parte de los tratamientos que pueden favorecer la calidad de vida de las personas que sufren alzhéimer y que los objetivos fundamentales del tratamiento están orientados a prevenir problemas asociados a la evolución de la enfermedad y a retardar su desarrollo en la medida de lo posible.

Durante la primera etapa de la enfermedad no suelen presentarse graves problemas que requieran de tratamiento fisioterapéutico, pero se puede contribuir a mantener el nivel de independencia del enfermo durante el mayor tiempo posible con ejercicios de relajación, técnicas manuales, o hidroterapia. Mediante estas técnicas se pueden prevenir las dificultades de movilidad derivadas del avance de la enfermedad, y retardar los problemas de desorientación y desplazamiento.

Durante la segunda fase de la enfermedad, se trabaja además con tratamiento postural, realizando con el paciente ejercicios flexibilizantes de columna y tórax, ejercicios de potenciación muscular, de autocorrección de la columna y fisioterapia respiratoria; con el objetivo de profundizar el tratamiento iniciado en la fase anterior.

Finalmente, en la tercera fase de la enfermedad, caracterizada por una situación postrera del enfermo, la fisioterapia puede contribuir a hacer que el paciente en esta situación cuente con la mejor calidad de vida posible.

Durante esta última etapa, el fisioterapeuta encuentra a un paciente encamado, deteriorado orgánica y psíquicamente, y con escasa o nula capacidad de colaboración en las sesiones de fisioterapia. Los objetivos del tratamiento en esta fase están orientados fundamentalmente al mantenimiento de la movilidad articular y del tono muscular, así como a la prevención de las complicaciones derivadas de la situación de rigidez del paciente. En este sentido, el tratamiento consiste fundamentalmente en establecer pautas de cuidado postural en el encamado, practicar masajes tonificantes que mantengan la turgencia de los tejidos cutáneos y realizar ejercicios de respiración diafragmáticos, aprovechando los cambios posturales.

Fuente: edodiario.es

 

Sobre Aritz Monasterio

Interesante también

SINDROME DE WARTENBERG

Consiste en una compresión de la rama sensitiva del nervio radial. Muy poco frecuente, se ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *