miércoles , 22 mayo 2019
Ultima hora
Inicio / FISIOTERAPIA / PRUEBA DE SPURLING

PRUEBA DE SPURLING

Valora el dolor de una carilla articular vertebral y la irritación radicular

PROCEDIMIENTO: El paciente en sedestación e inclina y rota la cabeza hacia cada lado. El fisioterapeuta coloca una mano encima de la cabeza del paciente y con la otra golpea ligeramente sobre ella.
Si el paciente tolera el golpe inicial, se procede a repetir la prueba con la columna cervical en extensión.

VALORACIÓN: La prueba detecta síndromes facetarios y compresiones radiculares.
Si existe compresión de las raíces nerviosas, la exploración resulta muy dolorosa.
Durante la extensión del ráquis cervical la intensidad del dolor radicular aumenta.

Sobre Aritz Monasterio

Interesante también

FISIOTERAPIA CON HUMOR

Ya tienes a la venta el libro: “Fisioterapia con Humor”. La idea de este recopilatorio es ...

Deja un comentario