jueves , 4 marzo 2021
Ultima hora
Inicio / FISIOTERAPIA / EVOLUCIÓN Y SÍNTOMAS COVID19

EVOLUCIÓN Y SÍNTOMAS COVID19

El 20% de los pacientes infectados por el SARSCoV2 evolucionan de forma grave con fiebre alta,
frecuencia respiratoria (FR) ≥30 rpm, saturación de oxígeno (SpO2) ≤93%, relación de la presión
parcial de oxígeno/fracción inspirada de oxígeno (PaO2/FiO2) ≤300 y/o infiltrados pulmonares que
ocupan más del 50% del territorio pulmonar (en 2448h).
El 5% del total de pacientes acaban en situación crítica llegando al fallo respiratorio, shock y fallo multiorgánico, donde se requiere ventilación mecánica e ingreso en UCI. Sin embargo, el curso clínico sigue siendo muy rápido e
impredecible para la mayoría de los casos, siendo difícil anticiparse.
Los factores conocidos hasta ahora que marcan el pronóstico de la enfermedad son los siguientes:
edad avanzada, sexo masculino, linfocitopenia, valor alto de proteína C reactiva (PCR),
suplementación de oxígeno, una puntuación elevada en las evaluaciones del fallo orgánico
múltiple (evaluado por la Sequential Organ Failure AssessmentSOFA-), radiografía con infiltrados
pulmonares agresivos de rápida progresión, valores en la prueba de dímero-D mayor de 1 µg/mL
y la presencia de comorbilidades (hipertensión, enfermedad cardiovascular, diabetes, enfermedad
pulmonar obstructiva crónica (EPOC), cáncer y enfermedad hepática crónica, principalmente)
La evidencia actual muestra que el síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA) es el problema
más común de los pacientes (30-70%). Sin embargo, se están documentando importantes
complicaciones cardíacas como arritmias (44%), shock (30%) (presumiblemente por una
miocarditis de rápida progresión), y disfunción miocárdica (2030%) , lo cual afecta
negativamente en el pronóstico clínico y en la mortalidad . Por ello, recomiendan atender a
los indicadores cardíacos de forma precoz .
Los problemas de coagulación también han sido descritos , como el tromboembolismo
venoso con una incidencia del 25% , los tromboembolismos pulmonares identificados en
algunos casos y los trombos microvasculares difusos hallados en los pulmones tras
autopsias . Por ello, recomiendan utilizar la prueba de dímero-D como indicador de riesgo.
Dicha actualización, así como la amplia variabilidad de signos y síntomas , refleja la necesidad
de abordar cada caso de forma individual, revisando antes de cualquier intervención las historias
clínicas de cada paciente, incluidas las anotaciones del mismo día y la información clínica
determinante: gasometría, SpO2, radiografías, FiO2, indicadores de coagulación, etc. La evaluación
se hará, a poder ser, a distancia, con el menor número de profesionales y tiempo posible.
Fuente: Sociedad Española de Neumología y Cirugía torácica

Sobre Aritz Monasterio

Interesante también

LA JUSTICIA ANULA LA OPE DE 2018 DEL SERVICIO CANARIO DE SALUD

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha concluido que el decreto por el ...

Deja un comentario