viernes , 23 abril 2021
Ultima hora
Inicio / FISIOTERAPIA / PRUEBA DE COPELAND

PRUEBA DE COPELAND

Esta prueba se utiliza para evaluar una posible afectación del tendón de Aquiles.

Posición del paciente: En decúbito ventral, con el miembro del lado a valorar en flexión de 90º de rodilla y flexión plantar del pie, de forma que la punta de los dedos se orienten hacia el techo. Los brazos del paciente han de situarse a lo largo del cuerpo.

Posición del fisioterapeuta: En bipedestación, en el lado a valorar a la altura del pie.

Ejecución del test: El fisioterapeuta rodea con un esfigmomanómetro al tercio medio de la tibia del lado a valorar y lo hincha hasta los 100 mmmHg. Manteniendo la presión, le indica al paciente que lleve a cabo de forma activa una flexión dorsal del tobillo del mismo lado.

Interpretación del test: Si tras la flexión dorsal de tobillo, el fisioterapeuta no percibe modificaciones importantes, en la presión del esfigmomanómetro, se puede pensar en una posible disfunción del tendón de Aquiles. En condiciones normales, al llevar a cabo el movimiento de tobillo el manguito ha de incrementarse la presión alrededor de 40 mmHg.

 

Sobre Aritz Monasterio

Interesante también

PRUEBA DE ROTES QUEROLLE

Esta prueba se utiliza para valorar una posible disfunción de la articulación sacroiliaca. Posición del ...

Deja un comentario