lunes , 30 noviembre 2020
Ultima hora
Inicio / FISIOTERAPIA / PRUEBA DE LOOMER

PRUEBA DE LOOMER

Esta prueba se utiliza para valorar una posible afectación por inestabilidad posterolateral en rotación de la articulación femorotibial, que traduce una lesión del ligamento cruzado posterior.

Posición del paciente: En decúbito dorsal, con los brazos a lo largo del cuerpo y con la articulación coxofemoral y de las rodillas flexionadas, de tal forma que las plantas de los pies se encuentren en contacto con la camilla. Las rodillas se encuentran pegadas la una a la otra.

Posición del fisioterapeuta: De pie, a la altura del borde inferior de la camilla en finta doble orientado hacia el paciente. Toma contacto con las manos abarcando ambas los tobillos del mismo.

Ejecución del test: El fisioterapeuta incluye de forma pasiva un movimiento de rotación externa de ambas tibias.

Interpretación del test: Si el fisioterapeuta percibe un movimiento anormalmente excesivo de rotación acompañado de una leve traslación posterior de tibia, se puede pensar en una afectación de inestabilidad posterolateral en rotación y del ligamento cruzado posterior. En este caso se dice que la prueba es positiva.

Sobre Aritz Monasterio

Interesante también

SOBRE LA PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO

Existe una campaña en Redes Sociales de instituciones y asociaciones cercanas al mundo del deporte, ...

Deja un comentario