miércoles , 23 septiembre 2020
Ultima hora
Inicio / FISIOTERAPIA / CARDIACA / EJERCICIO EN EL PACIENTE CON ENFERMEDAD CARDIACA

EJERCICIO EN EL PACIENTE CON ENFERMEDAD CARDIACA

QUE HACER:

-Disfrutar de los beneficios que proporciona el ejercicio físico de manera regular. Conviértelo en hábito cardiosaludable para ti y tu familia. Parques y jardines son lugares aconsejables.

 

-Disfrutar de un estilo de vida activo; puedes lograrlo realizando 10000 pasos diarios durante los 7 días de la semana (más de 70000 pasos semanales) y complementarlo con un mínimo de 3 días de las actividades aeróbicas más fuerza que tú prefieras.

 

-Combinar ejercicio de resistencia cardiorrespiratoria tipo aeróbico (caminar, bailar, nadar, montar en bici…) con ejercicios de fuerza muscular, realizando la espiración durante la fase de esfuerzo.

 

-Monotorizar la frecuencia cardiaca durante el entrenamiento utilizando un pulsómetro, especialmente en aquellas que impliquen una mayor demanda de esfuerzo.

-Optimizar los beneficios del ejercicio físico con seguridad; para ello situaremos nuestra frecuencia cardiaca de entrenamiento (FCE) en el rango del 75-85% del valor máximo obtenido en la última prueba de esfuerzo.

 

-Complementar siempre los registros aportados por nuestro pulsometro con el uso de la Escala de Borg (Escala subjetiva de cansancio percibido) durante el entrenamiento.

Entrenar en valores de 4-5-6 aumentan la seguridad y eficacia del mismo.

 

-La dosis de ejercicio resulta fundamental para optimizar y mejorar nuestro estado físico, siendo imprescindible contar con un buen estado general que permita alcanzar los objetivos de duración, intensidad y tiempo marcados.

Ante cualquier incidencia o duda dejar de hacer ejercicio físico y avisa a tu médico, enfermera o fisioterapeuta.

 

-La práctica de ejercicio físico debe realizarse siempre en condiciones ambientales óptimas, con temperaturas en torno a 23º y condiciones de humedad cerca del 65%.

-La práctica de ejercicio físico a cierto nivel de intensidad puede producir sudoración, por lo que será imprescindible hidratarnos antes, durante y tras el ejercicio para reponer así el líquido perdido y estabilizar los parámetros de nuestra tensión arterial.

 

-Modo de hacer el ejercicio físico: inicio progresivo de adaptación en forma de calentamiento, finalización prolongada y estructurada de vuelta a la calma permitiendo los ajustes necesarios de los sistemas cardiaco, respiratorio y musculoesquelético.

Fuente: Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid

 

Sobre Aritz Monasterio

Interesante también

PRUEBA DEL PIRIFORME EN LATEROCÚBITO

Esta prueba se utiliza para evaluar  una posible afectación del músculo piramidal de la pelvis. ...

Deja un comentario