miércoles , 27 enero 2021
Ultima hora
Inicio / FISIOTERAPIA / PREMIO EXTRAORDINARIO FIN DE CARRERA

PREMIO EXTRAORDINARIO FIN DE CARRERA

Patricia López Díaz es una de los 27 titulados de la Universidade de Vigo y de los 74 de Galicia que acaban de recibir los premios extraordinarios fin de carrera que concede la Xunta. En su caso fue la única egresada galardonada en la que fue su facultad, Fisioterapia. Terminó sus estudios en el curso 2018/2019 con una media de 8,9 y como reconocimiento a ese esfuerzo y dedicación durante cuatro años se llevará un diploma y 3.500 euros.

  ¿Qué ha sido de Patricia desde entonces? Esta joven de 23 años, madrileña de nacimiento, está residiendo por motivos personales en Ávila, donde trabaja como fisioterapeuta y sigue ampliando su formación. Cuenta que en su día se decantó por el grado en Fisioterapia que se imparte en el campus de Pontevedra por la «buena fama» que tiene esta titulación. También pesó que sus abuelos tienen vínculos con Galicia y que es una tierra que le gusta. Patricia, que ya había recibido el premio fin de grado de la Universidade de Vigo, dice que fue «una sorpresa total» haber logrado también el galardón de la Xunta. «Es un orgullo para mí y también para mi familia. Ver reflejado el esfuerzo de varios años es bonito», comenta al otro lado del teléfono.

Esta chica tenía bastante claro que iba a estudiar Fisioterapia. Siempre había hecho deporte -durante su estancia en la ciudad jugó en el Arxil de baloncesto- y le gustaba la fisioterapia deportiva, y si no hacía este grado sería Medicina para enfocarlo después al campo del deporte. Hace hincapié en que el grado en Fisioterapia que cursó en el campus de Pontevedra cumplió sus expectativas tanto en lo académico como en lo personal. «Éramos 50 alumnos por curso, nos conocíamos todos y el trato era muy familiar. Aprendí mucho y recuerdo esa etapa con muchísima morriña», confiesa.

 Tras acabar los estudios, hizo un primer máster en fisioterapia deportiva. Ahora está cursando otro de terapia manual, formación que compagina con su trabajo como fisioterapeuta en una clínica privada multidisciplinar de Ávila. No le queda apenas tiempo libre, pero está contenta. Durante su etapa de estudiante en la Universidade de Vigo hizo prácticas en el Hospital Provincial de Pontevedra, el Hospital do Salnés, en Vilagarcía, y en la asociación de parálisis cerebral Amencer-Aspace. También completó su currículo con un Erasmus en Lituania, donde se formó en un hospital de Vilna, la capital del país. Allí le sorprendió gratamente el peso que tienen los fisioterapeutas en servicios como la unidad de cuidados intensivos (uci).

Respecto a su profesión, cree que todavía está infravalorada, en especial, dentro del sistema público de salud. «Creo que su papel se debería valorar más, es cierto que se está mejorando, pero todavía no lo suficiente», remacha. Patricia alude a que la mayoría de los fisioterapeutas que salen de las facultades españolas acaban en el sector privado porque apenas hay trabajo en la sanidad pública. Si algo bueno ha traído la pandemia es que ha puesto en valor el papel de la fisioterapia en la rehabilitación de pacientes de covid graves a nivel respiratorio. «La fisioterapia también está en primera línea en las uci, es fundamental en la recuperación. Y también se tiene que reforzar en atención primaria».

Fuente: La voz de Galicia

Sobre Aritz Monasterio

Interesante también

PREGUNTA PARA FISIOTERAPEUTAS

En el entrenamiento muscular del suelo pélvico: a) Bo et al. (1990) proponen una progresión ...

Deja un comentario